Esta web utiliza cookies para que se tenga la mejor experiencia de usuario.
Al continuar navegando se está dando consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies.
x

Clínicas y Contacto

 

Tratamientos Corporales

 

Medicina y Cirugía estética

 

Dietas personalizadas

 

Tienda

 

Blog

Clínicas y Contacto
Tratamientos Corporales
Medicina y Cirugía estética
Dietas personalizadas
Tienda
Blog

combatir al coronavirus




 Como mejorar nuestro sistema inmunológico y defensas a través de la alimentación y pequeños Tics:

 El aforismo: Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento, es en estos momentos con motivo del Covid-19, un elemento importante a tener muy en cuenta.   

 Es innegable que determinados factores dietéticos afectan a la respuesta inmunológica de nuestro organismo.
Así pues, una alimentación desequilibrada tendrá una influencia negativa en la actividad inmunológica.

Los alimentos tienen nutrientes básicos, que nos ayudan a mantener el organismo en buen estado y fortalecer nuestras defensas naturales frente a agresiones externas de bacterias, virus y hacer frente a resfriados, catarros, gripe, etc.
 El mantenimiento de nuestro sistema inmunológico precisa de un completo arsenal de vitaminas y minerales que nuestro organismo necesitará consumir para su autodefensa.

  Así pues, tenemos realizar una alimentación saludable, para meternos un chute de vitaminas y minerales, que nos ayudarán a que nuestro organismo genere anticuerpos que junto a los minerales y vitaminas liposolubles e hidrosolubles nos ayudaran a mantener y potenciar y fortalecer nuestras defensas y sistema inmunológico.
 Muchos son los factores que pueden alterar nuestras defensas; unos no dependerán de nosotros, puesto que son factores internos (enfermedades autoinmunes, cambios estacionales, edades extremas de la vida, algún tipo de cáncer, etc.…), pero existen otros factores externos sobre los cuales sí podemos actuar, como son el de mantener unos hábitos saludables y una alimentación sana y equilibrada.

 Así pues, una alimentación saludable (que sea buena o beneficiosa para nuestra salud), equivaldría a comer preferentemente frutas, verduras, frutos secos, legumbres y cereales, carnes, pescados y grasas monoinsaturadas tipo aceite de oliva), evitando alimentos ultraprocesados, refinados, o ricos en azúcares o grasas saturadas, embutidos, bollería, etc.

 Alimentos que estimulan nuestro sistema inmunológico:


 Otros alimentos con características peculiares:


 Ajo: Con propiedades antibacterianas y antiinfecciosas, ayuda a combatir la febrícula y resfriados.

Champiñones: Ayudan a aumentar las defensas naturales de nuestro organismo, rico vitaminas del tipo B y minerales como selenio y magnesio.

 Infusiones: Jengibre, tomillo, equinácea, cúrcuma. Ayudan a aumentar la termogénesis y mantener activo nuestro organismo interno.

Consomés de ave: De pollo, pavo, son reconfortantes y rico en vitamina B6 y Cisteína, un aminoácido natural que ayuda a fluidificar la mucosidad y combatir los resfriados, con acción termogénica.

 Tics para mantener hábitos saludables que deben de acompañar a una alimentación equilibrada para mantenernos fuertes frente al covid-19:


      -Combate el aislamiento mediante llamadas o videollamadas con familiares y amigos.

      -Mantén rutinas de tiempos para ver la tv, con otros momentos para la lectura o realizar algún tipo de ejercicio de yoga o ejercicios respiratorios de relajación ( dispones de toda la información del          mundo en el buscador de Google).

    - Si te sientes angustiad@ coméntaselo a tu pareja o algún familiar o amig@, no te lo calles.

    - Hay que tener una actitud optimista, somos más fuertes y capaces de lo que creemos serlo. Tan solo no hay que recrearse en la preocupación, ni en el desánimo.

    - Intenta mantenerte ocupado la mayor parte del tiempo evitando la ociosidad.

    -Hazte un horario de actividades diarias, planificando los tiempos.

    -Distráete, siempre hay mil cosas en casa para poder hacer.

 Y recuerda todo volverá pronto a la normalidad.